¿Sabías que existen características genética asociadas a la felicidad y que las personas con estas caracteristicas se perciben más felices? ¿Sabías que las bacterias que habitan en nuestro intestino ayudan al proceso de detonar serotonina en nuestro cerebro y por lo tanto a regular las sensaciones de placer y dolor?
Llegar a experimentar felicidad, implica mucho más que una buena actitud, están implicados una gran cantidad de procesos bioquímicos, neurológicos y metabólicos.

Inscríbete
Este código te sirve para registrate en cualquier conferencia